BUSCA EN EL BLOG:

viernes, 27 de junio de 2014

MONASTERIO DE LOS JERÓNIMOS DE BELÉM EN LISBOA, PORTUGAL (MOSTERIO DOS JERONIMOS)


Se encuentra en el barrio de Belém, junto al margen del río Tajo. Encargado por el Rey Don Manuel I, convirtiéndose en la obra cumbre del estilo manuelino portugués. Su diseño fue obra del arquitecto de origen francés Diogo de Boitaca para conmemorar el regreso de Vasco de Gama desde la India. El permiso para su construcción se solicita en 1496, pero no será hasta 1501 cuando se inicien las obras y se finalizarán a finales de este siglo XVI. 


La idea principal de Don Manuel era la de construir un edificio los suficientemente suntuoso como para albergar el panteón de toda su familia, la dinastía Avis-Beja, tal y como podemos observar en los túmulos situados en la capilla mayor y el transepto de la iglesia del monasterio. El lugar elegido para erigir este nuevo edificio fue el espacio que ocupaba una antigua ermita fundada por el infanta Don Enrique el Navegante, situada en la playa do restelo, y en la cual, Vasco de Gama y sus hombres pasaron la noche en oración antes de partir hacia la India.




La primera etapa constructiva se encargó al arquitecto de origen francés, el maestro Diogo Boytac (o Boitaca). Su proyecto no fue llevado a cabo pues fue sustituido por el proyecto del siguiente arquitecto, Juan de Castillo. Boytac trabajó en el edificio en los años de 1514 y 1516. Planificó la obra siguiendo las normas imperantes del momento por toda Europa del gótico final. De esta etapa poco queda hoy.




En 1516 le sucedió en las obras Juan de Castillo (en Portugal era conocido como João de Castilho). Maestro de origen español según acredita un documento en que sus parientes dicen Juan de Castillo era natural de la Merindad de Trasmiera del reino de Castilla… concretamente de Castillo, pequeña localidad de la comarca de Trasmiera en Cantabria. Se sabe que trabajó en España hasta 1505. Con Castillo la obra comienza en su mayor diménsión y se corresponde con las mejores partes del edificio en estilo manuelino conjugándolo con el plateresco y estructuras renacentistas. Bajo su dirección se construyó la iglesia con las más osadas bóvedas, el claustro, la sacristía, la sala capitular y el refectorio.


A la muerte del rey Manuel en 1521, las obras no se paralizaron y continuaron en tiempos del rey Juan III con el arquitecto español Diego de Torralva en 1544.La diferencia de estilo de este arquitecto con respecto a los anteriores se muestra sobre todo en el gran friso alto realizado por Diego de la Zarza y en la introducción de los medallones vueltos de lado.

Se va a convertir en la principal empresa constructiva del país, paralizándose incluso las obras del Monasterio de Batalha para que los mejores artesanos lleven a cabo los designios de esta nueva obra regia. La magnificencia de su construcción obedece al esplendor económico que vive Portugal, a la afluencia de oro y plata procedente de América. La obra fue financiada mediante el cinco por ciento de los impuestos obtenidos del comercio de las especias orientales, a excepción de los de la pimienta, la canela y el clavo, cuyas rentas iban directamente a la Corona.



Manuel I eligió a los monjes de la congregación religiosa de la Orden de San Jerónimo que tenía como funciones principales, rezar por el alma del rey y dar asistencia espiritual a los marinos que partían de la playa de Restelo para descubrir nuevos mundos. Durante cuatro siglos ocuparon el monasterio hasta que en 1833 se disolvieron las órdenes religiosas de Portugal, pasando a ocupar el colegio de la Casa Pía de Lisboa.


El estilo manuelino da nombre al rey que Manuel I . Se trata de un estilo decorativo exclusivamente portugués que integra elementos arquitectónicos de finales del gótico y del renacimiento, que se caracteriza por su abigarrada ornamentación , asociándole una simbología regia, cristología y naturalista. Los elementos más importantes de su simbología son: la esfera armilar, la cruz de cristo, el escudo nacional, también integra elementos inspirados en la naturaleza como: hojas de laurel, alcachofas, algas, piñas, caracolas, etc, además incorpora elementos inspirados en las leyendas fantásticas como: monstruos, sirenas, orejudos, etc., emplea otros motivos en su decoración como los cabos y las cuerdas entrelazados como por ejemplo en el claustro de los Jerónimos, hebillas y cerraduras, columnas y bustos de personajes, cabezas de niños, etc.


En un anexo construido en 1850 se encuentra el Museo Nacional de Arqueología, mientras que el Museo de la Marinha se encuentra en el ala oeste, donde se encontraban las antiguas celdas de los monjes jerónimos.



 PINCHA EN CADA LINK PARA ACCEDER A LAS 

DIFERENTES ZONAS DEL EDIFICIO













No hay comentarios:

Publicar un comentario

COMENTARIOS

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
' rel='shortcut icon' type='image/x-icon'/>