BUSCA EN EL BLOG:

miércoles, 4 de mayo de 2011

HERMANDAD DE SAN GONZALO

PONTIFICIA Y REAL HERMANDAD DEL SANTÍSIMO SACRAMENTO Y COFRADÍA DE NAZARENOS DE NUESTRO PADRE JESÚS EN SU SOBERANO PODER ANTE CAIFÁS, NUESTRA SEÑORA DE LA SALUD Y SAN JUAN EVANGELISTA



La hermandad de San Gonzalo tiene su sede en la Iglesia Parroquial de San Gonzalo se encuentra en la plaza del mismo nombre, fue inaugurada por Gonzalo Queipo de Llano en 1942, de quien tomaría el nombre. Es de estilo neoclásico, en la portada se encuentra una hornacina conteniendo la imagen de San Gonzalo. Procesionan dos pasos: el soberano de San Gonzalo y la Virgen de la Salud.


La Hermandad fue fundada en 1942 por un grupo de jóvenes en la parroquia de San Gonzalo. Procesionó por primera vez un Lunes Santo de 1948. Un incendio ocurrido en 1947 afectó a la Virgen de La Salud, que fue sustituida por la actual, que se debe a Luis Ortega Bru. Desde 1975, el Rey Juan Carlos I, es Hermano Mayor Honorario.



Las imágenes del Señor del Soberano Poder y de Caifás son obra de Luis Ortega Bru en 1975 y 1976 respectivamente. El resto de las imágenes de Antonio Castillo Lastrucci, fechadas en 1962.



El rostro de este Cristo joven, de mirada de miel, fue tallado en Madrid, inspirándose para ello en su hijo, por entonces un joven barbudo y con los pelos largos. Al ser bendecido, llamó la atención su mirada ladeada y su pelo claro, lo que hacía más humano y más cercano. El cuerpo será tallado posteriormente en Sevilla, uno de los mejores escorzos que se conocen, y que dotó a la imagen del movimiento que la caracteriza


El afán de Ortega Bru por dar un aspecto añejo a sus obras, justifica el acabado de las carnaciones en tonos marfil y las vetas decoloradas del cabello y la barba. Las potencias en oro de ley son de Jesús Domínguez Vázquez de 1973. 


La imagen de Caifás realizada algo más tarde, le sirvió a Ortega Bru para  captar el gesto de enfado de Juan Vizcaya, aquel capatáz que entró en el mundo de los mitos tras su prematura muerte.





El paso tiene dos llamadores uno en bronce dorado representando al Arcángel San Miguel en lucha contra Satanás, labrado según proyecto de D. Luis Ortega Bru, por Orfebrería Triana. Y un segundo llamador en plata sobredorada representando un nazareno de la Hermandad y con adornos barrocos. Realizado por Orfebrería Hermanos Delgado y donado por una familia de la Hermandad en al año 2007.


El paso de Nuestro Padre Jesús en su Soberano Poder ante Caifás, es obra de los talleres de Manuel Guzmán, diseñado por Don Manuel Guzmán Bejarano, siendo dorado todo el conjunto dorado en los talleres de Nuestra Señora del Carmen, D. Manuel Verdugo. Su estilo evoca los postulados barrocos llegando a un profundo virtuosismo, con un canasto abombado muy del gusto su autor, el cual incluye numerosos recursos decorativos de tipo vegetal, además de perleados, cabezas de ángeles y cuatro evangelistas de estilo barroco policromado. El paso se estrenó en el año 2000, solo en carpintería quedando terminado en el año 2004. 


Los respiraderos realizados en madera de cedro y tallados en estilo barroco, combinando la madera tallada con bordados dentro de los mismos, obra de Fernández y Enríquez. Juego de candelabros barrocos, muy dinámicos, con guardabrisas de 78 luces.


Juego de faldones de terciopelo rojo liso y cuatro broches bordados en oro por los talleres de Fernández y Enríquez. Cuatro maniguetas de madera de cedro talladas todas en su color. 


Los querubines, arcángeles y cartelas fueron labrados por José Antonio Navarro Arteaga.





El diseño de traza barroca del palio de Nuestra Señora de la Salud, se debe a Manuel Guzmán Bejarano, siendo la ejecución de los bordados del Taller de Fernández y Enríquez entre 1995 y 1996. Se borda en hilos de oro y sedas sobre malla, al igual que el techo del palio.

Respiraderos en plata de ley y que tienen como base el boceto que el tallista y hermano Don Manuel Guzmán Bejarano dejó dibujado y no pudo terminar por su fallecimiento. De aquel dibujo y siguiendo sus trazos de estilo “rococo” a semejanza del techo de palio, se proyectó el resto de los respiraderos, sobre dibujo original, de diseño inspirado sobre un trazo asimétrico, de estilo “rococo” con detalles y ornamentos de curvas sinuosas y asimétricas de estilo “rocalla”, basado en un ornato artístico de invención libre. Realizados por Orfebrería Triana, estrenados en la Semana Santa de 2007.


Luís Miguel Garduño Lara es su vestidor y capataz. Su padre fue Antonio Garduño Navas vestidor, diseñador y gran proyectista que volcó su arte en el barrio de Triana. 


Luce la Virgen una saya de tisú blanco bordado en oro, a juego con el palio que fue confeccionada en 1997 por los talleres de Fernández y Enríquez, según el diseño de Manuel Guzmán Bejarano. El manto es blanco, liso, realizado en tisú, obra del mismo taller, quienes también bordarían los faldones en terciopelo rojo compuesto de cinco piezas, una delantera con el escudo de la Hermandad bordado en el centro en oro con lentejuelas procedente del primer estandarte de la Hermandad y broche bordado y restaurado por Fernández y Enríquez en al año 2004.


Corona en plata sobredorada, cincelada por Fernando Marmolejo que estrenaría en 1967 sufragada por las familias del barrio. Se presenta calada en todo su desarrollo. Consta de canasto decorado por cabezas de querubines y finos imperiales que se rematan en un globo terráqueo. Éste enlaza con la fina y minuciosa ráfaga de rayos orlada de doce estrellas y rematada por una cruz que asienta sobre el escudo de la Corporación. 


La advocación de esta Dolorosa alude a la misión maternal de María. La letanía lauretana la llama: Salud de los Enfermos, salud tanto en el cuerpo como en el espíritu. La Virgen es causa de la salud o salvación espiritual, pues dio a luz al Salvador y protege la vida de gracia de sus devotos. Pero es también salvación ante peligros exteriores y sobre todo ante la enfermedad.

Esta advocación mariana fue predilecta de la Beata Ángela de la Cruz, y de la Compañía de las Hermanas de la Cruz, dedicada al cuidado de enfermos y abandonados.


La imagen actual de la Virgen de la Salud se debe a Luis Ortega Bru de 1977 y viene sustituir a otra labrada por Rafael Lafarque en 1946, que sufrió un  incendio fortuito.Como es habitual en los tipos femeninos de este imaginero, sigue las facciones de su esposa; la imagen presenta rasgos y detalles típicos del artista como son el tallado minucioso en las orejas y los golpes de gubia en su cabellera. 
La mascarilla de la Virgen, trabajada en cedro, adopta una posición frontal y clava su vista hacia el infinito. Sus ojos, tallados en la propia madera, cobran vida gracias a la policromía y a las pestañas postizas. Surcan sus mejillas cinco lágrimas de cristal. Y su boca, entreabierta, permite contemplar los dientes. Las manos, muy expresivas, son las que modeló Eslava Rubio en 1969, de palmas extendidas y dedos recogidos, en la derecha luce un manípulo y en izquierda el santo rosario. Sobre el pecho luce el puñal como síntesis de todos sus dolores. 



El conjunto del techo de palio y bambalinas está bordado, según diseño y dibujo de D. Manuel Guzmán Bejarano, los bordados en oro a realce fueron realizados en los talleres de Fernández y Enríquez y el trabajo de plata de la custodia en los talleres de orfebrería Triana. El techo de palio procesionó por primera vez en la Semana Santa del año 1994 con el juego de bambalinas anterior, incorporándose las nuevas bambalinas y procesionando de manera completa en la semana Santa del año 1995.  La bambalina delantera y trasera está  bordada en oro fino sobre mallado de hilo de oro, con bordados a dos caras perfiladas en flecos de oro, coronada con corona con incrustaciones de un cáliz de plata. Las bambalinas laterales están  bordadas en oro fino sobre malla de hilo de oro, bordadas a dos caras perfiladas en flecos de oro. 


 .
Techo de palio bordado en oro fino sobre malla de hilo de oro, en el centro figura una Gloria atributo de la letanía de la Virgen con alegoría de la fuente de la salud y cuatro cabezas de marfil tallado representando la cara de cuatro ángeles en cada una de las cuatro esquinas.



La fuente, -Fons signatus- se cita varias veces en el Cantar de los Cantares y relaciona el agua como elemento purificador con la Virgen, siendo Ella la que nos concede la salud de alma y cuerpo. Estrechamente ligada a ello, llega a nuestros días y a la Hermandad como Fuente de la Salud, invocada en la Letanía como “Salud de los Enfermos” o “Salus Infirmorum”. El pozo, -Puteus aquarum vivencium- nos dice que María es un manantial cerrado, aquel pozo de aguas vivas que simboliza el espíritu de Dios que vivifica toda la tierra para que así obtengan los hombres su salvación.



Llamador de bronce fundido plateado, representando la Anunciación del Arcángel San Gabriel a la Virgen María. El boceto original  de D. Luis Ortega Bru, fue realizado en 1983 por Orfebrería Triana.



El frontal  viene determinado por una capilla central donde figura la imagen de la Inmaculada de San Gonzalo, custodiada en sus dos laterales derecho e izquierdo por dos columnas repujadas a cuatro caras de estilo “espitite” siendo estas a dos alturas de fondo para dar el realce que se merece, rematado en su fondo y parte superior por el escudo de la Hermandad coronado el mismo por la custodia, seña de identidad propia que denota el carácter sacramental de la corporación. Siendo entronada en la parte central y superior por la imagen de la Santísima Virgen del Pilar traída desde Zaragoza por la camarera Carmen Martín de Lérida.



El paso tiene orfebrería plateada y sigue un estilo neobarroco y rococó en las nuevas piezas. Candelería según diseño de D. Antonio Garduño en estilo barroco imperial  de metal repujado y plateado, consta de base triangular, tubo labrado y nudetes con tres cabezas de querubines, así como plato estriado y cubillos para la cera, realizada en 1980 por Juan Borrero, completándola el mismo orfebre, ya integrado en Orfebrería Triana. También realizó la peana  a juego con los respiraderos y donada por la familia Lérida-Borrero, que fue estrenada en 2008; las jarritas de  metal repujado y plateado con base de madera en estilo imperial estrenadas en la Semana Santa del año 1991 y el llamador. 



Juego de varales realizados en alpaca plateada por Juan Borrero en el año 1978, según diseño de D. Antonio Garduño. Consta de base repujada, capillas de estilo renacentista y varas con tubos repujados y plateados. Por su mitad, tres hornacinas con cúpulas de estilo oriental, rematadas por perillas de alpaca plateada semejando un jarrón. Contienen 36 figuras marianas y 36 arcángeles de madera de naranjo, realizadas por D. Luis Ortega Bru. Se restaura en su totalidad en los talleres de Orfebrería Triana para la Semana Santa del año 1999. Las bases de los varales presentan capillas que albergan miniaturas del señalado imaginero.









Trono para Caifás en madera tallada y dorado, figurando tallado y dorado igualmente el escudo de la Hermandad, siendo obra de D. Manuel Guzmán Bejarano y D. Antonio Sánchez. A ambos lados del trono y más avanzados, se encuentran dos amusgas sin respaldo con los costados dorados.


Representa el momento en que Jesús es condenado por Caifás (Sumo Sacerdote Judío, saduceo, ya que no creía en la Resurrección), en presencia de Anás (Sacerdote Judío retirado, suegro de Caifás), José de Arimatea, un soldado romano y un esclavo negro que sostiene el libro de las profecías. 


1 comentario:

  1. hola me gusta mucho el blogs pues soy un enamorado del arte cofrade, yo me dedico hacerlo
    en miniatura y estoy interesado en este maravilloso paso de san gonzalo me gustaria si me pudieran facilitar mas fotos de respiraderos y canastilla laterales y algun que otro detalle. blogs se llama recreaciones de pasos en miniaturas por si quieren ver algunas de mis maquetas. gracias.

    ResponderEliminar

COMENTARIOS

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
' rel='shortcut icon' type='image/x-icon'/>