.

.

.

.

..

ESTRENOS DE LA SEMANA SANTA DE 2014

HORARIOS E ITINERARIOS

TEXTO DEL PREGÓN DE LA SEMANA SANTA DE SEVILLA

MANTOS DE LA SEMANA SANTA DE SEVILLA

LLAMADORES DE LA SEMANA SANTA DE SEVILLA

EXORNOS FLORALES EN SEVILLA Y EN LA SEMANA SANTA 2014

ELTIEMPO EN LA SEMANA SANTA DE 2014

BUSCA EN EL BLOG:

Cargando...

domingo, 9 de octubre de 2011

HERMANDAD DE LAS CIGARRERAS

REAL E ILUSTRE HERMANDAD Y COFRADÍA DE NAZARENOS DE LA SAGRADA COLUMNA Y AZOTES DE NUESTRO SEÑOR JESUCRISTO Y MARÍA SANTÍSIMA DE LA VICTORIA




La Hermandad de Las Cigarreras tiene su sede en la Capilla de la Fábrica de Tabacos en la Calle Juan Sebastián Elcano, en pleno barrio de Los Remedios. Desde ella realizan Estación de Penitencia cada Jueves Santo, el Misterio de la Columna y Azotes y el palio de la Virgen de La Victoria.
En 1904 se trasladó a la capilla de la Real Fábrica de Tabacos (hoy Universidad). Desde el Jueves Santo de 1965, por haber sido cedidos los inmuebles de la Real Fábrica al Ministerio de Educación Nacional para albergar la Universidad hispalense, quedó asentada en la Capilla de la nueva Fábrica de Tabacos, donde en la actualidad de encuentra canónicamente establecida. La capilla se construyó en el siglo XX, su fachada es de ladrillo visto y a ambos lados de la puerta de entrada se sitúan retablos de azulejos con los titulares de la hermandad. 


NUESTRO PADRE JESÚS ATADO A LA COLUMNA


La imagen de Nuestro Señor Jesucristo atado a la columna es obra de Francisco Buiza (1974). Fue restaurado en el 2005 por Enrique Gutiérrez Carrasquilla.
Refleja uno de los pasajes pasionales de mayor tensión, esto lo aprovecha Buiza para realizar un Cristo fuerte, corpulento, encorvado, que apoya todo su peso en la pierna izquierda. Se trata de una talla de gran realismo y de un estudio anatomizado muy detallado, de policromía de tono amarillento verdoso y abundante sangre. Contrasta la resignación y dulzura del rostro frente a la tensión y crispación de las manos. 


El sudario queda amarrado con una cuerda al lado izquierdo, dejando al descubierto la anatomía del tronco. Buiza se vio influido por la imaginería de la localidad de Carmona, así este Cristo, está en la línea del homónimo de la Iglesia de Santiago de Carmona, obra de Manuel García Santiago en 1779. 
Además de la figura de Cristo, Buiza realizó el Misterio completo, sustituido hoy en día por el realizado por José Antonio Navarro Arteaga
Las potencias del Señor están realizadas en oro con amatistas incrustadas, siendo obra de Emilio Méndez en 1994.


La hermandad ha contado a lo largo de su historia con varias tallas titulares. Dos de ellos se encuentran en las dependencias de la Casa Hermandad. 


Cristo de 1602 de Amaro Vázquez, realizado en madera policromada y con una altura de 165 cm. Procesionó entre 1602 y 1891, y en un segunda etapa desde 1938 hasta 1972, en que fue sustituido por el actual de Buiza. 


Entre 1892 y 1915, procesionarán con una imagen  cedida por el entonces arzobispo de Sevilla, Don Benito Sanz, procedente del Convento del Popolo, pero que se conservaba en la parroquia de La Magdalena. Talla de madera policromada fechada en el último tercio del siglo XVII y atribuida al círculo de Pedro Roldán. Actualmente se encuentra en la Parroquia de Hinojos al ser sustituida por la talla de Joaquín Bilbao en 1916.


En 1916 se estrena la imagen de Joaquín Bilbao, de 1.89 m, siendo rechazada desde un principio por sus grandes dimensiones cercanas al gigantismo, pero dotada de un gran realismo y sentido dramatismo. Procesionó entre 1916 y 1937, momento en el que vuelve a procesionar la obra de Amaro Vázquez, y volviendo a procesionar en solitario en 1973. 






Las imágenes que componen el misterio fueron realizadas por Navarro Arteaga. En 1996 realiza el soldado de la púrpura, mientras que el resto de imágenes en el año 2003. Son figuras de talla completa, midiendo cada una de ellas 1,82 m, estando la altura en proporción con la del Cristo. Son cinco las imágenes que completan el conjunto; cuatro soldados romanos, dos de los cuales azotan al Señor, otro porta la Sagrada Púrpura (en recuerdo del tercer paso del Santo Cristo de la Púrpura que sacó la cofradía hasta 1874), y otro que rocía de ungüento reanimatorio al Reo, además de un centurión que ordena parar la flagelación a uno de los flagelantes. 










Todas las armaduras y armas que portan las figuras se basan en una idea previa, rediseñada y realizada por Jesús Domínguez en 2003, así como los ropajes y la túnica púrpura bordada con cardos y espinas de Eduardo Ladrón de Guevara en 2003. 


El misterio de la Columna y Azotes es de estilo neobarroco dorado e iluminado por candelabros de guardabrisas. La talla es obra de Antonio Martín de 1973, y la ebanistería de Francisco Bailac. Fue dorado por Antonio y Manolo doradores





Los faldones son de terciopelo morado, ejecutados en oro y sedas de colores por Fernández y Enríquez en 2002, portando el delantero el Escudo de Armas Reales,  basándose en el grabado de portada de las Ordenanzas de la Real Audiencia de Sevilla de 1603. El escudo trasero sigue el mismo modelo con la Sagrada Columna cargada por las disciplinas. Los faldones laterales llevan sendas cruces de Calatrava en seda roja y oro. También presenta ocho broches bordados en oro siguiendo el modelo del cerrojo de la Capilla de San Pedro de la Catedral de Sevilla. Todas estas piezas fueron igualmente bordadas por el Taller de Fernández y Enríquez en 2005. 




Las cartelas son obra de José Antonio Navarro Arteaga de 1998 





Los ángeles mancebos que aparecen en las esquinas del canasto fueron tallados por el imaginero Luis Álvarez Duarte. El resto de relieves son de Morilla y Martín. 


Manigueta del misterio en madera barnizada







El llamador es obra de Manuel de los Ríos Navarro de 1990, y muestra una "s" de acanto con una columna y un niño. 










La Cruz de Guía fue realizada por el Taller de Cruz, dorada con piezas de plata, con un remate labrado en plata por Orfebrería Triana. Dos de los paños de bocinas han sido atribuidos a Juan Manuel Rodríguez Ojeda, y otros dos datan de finales del siglo XIX. Los tubos de las mismas se deben a Fernando Cruz Suárez, de 1969.




El Estandarte, el Sinelabe y el Senatus diseñados por Gómez Millán, ejecutados en los Talleres de José Caro en 1928 sobre terciopelo burdeos, restaurados por Fernández y Enríquez en 2003. El asta del Estandarte fue realizado en 1996 en los talleres de Orfebrería Triana. Se completa con otros bordados de Talleres Santa Bárbara (1994), quien también realizó el Pendón Morado de Castilla o Estandarte Real que vemos en la imagen inferior derecha. Esta insignia fue otorgada por el Rey Alfonso XIII y sirve de representación de la figura del Rey. 


Las dalmáticas de los acólitos están totalmente bordadas, no utilizándose los encajes como es costumbre. 

MARÍA SANTÍSIMA DE LA VICTORIA


La imagen de la Virgen de La Victoria es una talla anónima del siglo XVII, atribuida a Juan de Mesa. Ejecutada muy probablemente entre 1611 y 1628. Fue intervenida por Astorga en 1803, Baglietto en 1859 y Francisco Buiza en 1978. Las manos son de Juan Luis Guerrero en 1916. 
El rostro de la Virgen muestra un profundo dolor que se interioriza con gran recogimiento que la hace situar en el siglo XVII.


Luce en su salida un puñal denominado Bizantino, de plata sobredorada con piedras que se sitúa cronológicamente en el siglo XIX, que alterna con otro del siglo XX que ostenta la imagen del Cristo atado a la columna que fue titular de la hermandad, hoy en Hinojos. La corona fue realizada en 1968 por Manuel Seco Velasco inspirándose en la que posee la hermandad del siglo XIX. Está realizada en plata dorada. El aro está decorado con puntual decoración vegetal salpicada de pedrería. El canasto y los imperiales están formados por medallones con orlas de gran desarrollo ornamental calado. Los imperiales están ensanchados en su parte central y culminan casi horizontalmente, otorgándole al conjunto una aspecto achaflanado. En la ráfaga se alternan rayos lineales con otros ondulados y de menor tamaño, presididos por una gran cruz, y acompañados por catorce estrellas de ocho puntas. 



El paso de palio, de reminiscencias renacentistas, responde a la tipología de cajón, confeccionado en terciopelo carmesí con crestería rectilínea, lo que le marca una estructura rectangular al conjunto. Las bambalinas presentan unos magníficos juegos florales en los extremos a los que se unen cuernos de la abundancia y animales fantásticos, colocando en el eje central compositivo un tallo alargado situando en el centro el escudo de la corporación, repitiéndose en la trasera. Las bambalinas exteriores fueron diseñadas por Pedro Domínguez en 1892-1893 basándose para ello en la fachada plateresca del Ayuntamiento de Sevilla y en la Sacristía Mayor de la Catedral, ya que fue su restaurador conservador. Fueron bordadas por   Emilia Salvador Ibarra en 1894, ejecutadas originalmente en oro y sedas sobre terciopelo negro y pasadas a burdeos en 1928 por José Caro. 


La saya azul es obra de Artesanía Santa Bárbara en 1985 ¿?. Está diseñada por los talleres Santa Bárbara e inspirada igualmente en la fachada plateresca del Ayuntamiento.


El techo de palio es diseño de José Fe Escalona, ejecutado en repostero sobre terciopelo burdeos por Francisco Farfán Ramos en 1925. Se realizó nuevamente entre 1983-1985 por el taller de bordados del Convento de Santa Isabel, siguiendo fielmente el modelo original. Aparece surcado por un amplio friso rectangular, en donde se representan los escudos de los cuatro reinos españoles y las órdenes militares de Santiago, Montesa, Alcántara y Calatrava, situando en el centro el escudo de la Casa Real, rodeado por una gran orla floral, y rellenando el resto del espacio flores de lis. Las bambalinas interiores se ornamentan con roleos y acantos, llenando a modo de horror vacui todo el espacio. Este paso tenía otras tonalidad, pero será en 1930, cuando las tonalidades guinda y granate den la caracterización al paso de palio definitivo.


Detalle de la gloria de techo


Detalle del escudo de la hermandad que aparece en la bambalina frontal del paso de palio.


El manto también fue diseñado por Pedro Domínguez siguiendo el mismo modelo arquitectónico que para las bambalinas. Fue bordado por Juan Manuel Rodríguez Ojeda en oro y sedas de colores con aplicaciones de lentejuelas, presentando en su origen el color negro de fondo. La pieza sigue un diseño regionalista de reminiscencias renacentistas, con una amplia cenefa de candelieri en su perímetro, situando en su óvalo central una representación de la Virgen con su hijo en brazos, rodeado por hojas de acantos donde se incrustan figuras de ángeles, cestas de flores, propias del léxico estilístico que se estaba utilizando en la producción ceramista de estos años. 








Los faldones son diseño de Ignacio Gómez Millán, ejecutados en el Taller de José Caro en 1928. Son de terciopelo carmesí, bordados en oro, jaspe y seda, con el motivo central del escudo Real. Fueron pasados a nuevo terciopelo burdeos por el Convento de Santa Isabel en 1983. 




Los respiraderos son rectilíneos, con cartelas sobredoradas, con una ornamentación tardobarroquista. Junto con la peana son obra de Cristóbal Ortega (1895-1896)., siendo los respiraderos más antiguos de la Semana Santa de Sevilla. Fueron restaurados por Orfebrería Triana en 1983, sustituyéndole los escudos centrales del frontal y los dos laterales que representan la sagrada columna cargada por las disciplinas, timbrado por la corona real y rodeado por dos palmas. 




Los varales están articulados en cinco tramos con nudetes sencillos, excepto el primero de gran grosor con basamento circular, culminando en perillas. Son obra de Fernando Cruz Suárez de 1945. 


La candelería está formada por 98 piezas y fue realizada por Orfebrería Triana en 1990


Un conjunto de jarras, de distintas dimensiones, ornamentan el lateral y también fueron realizadas por Fernando Cruz Suárez en 1950. 



La miniatura, en plata de ley, representa una imagen de la Inmaculada Concepción, patrona de las Reales Fábricas de Tabacos, del Taller de Orfebrería Triana de 1979. Se le añadió una pequeña peana por el mismo taller en 1995.


Los candelabros de cola son obra de Fernando Cruz Suárez de 1955, constan de diez luces con guardabrisas que se rematan con coronitas de plata.


El llamador es un roleo con un querubín, siendo obra de Fernando Cruz Suárez en 1954

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

COMENTARIOS

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
' rel='shortcut icon' type='image/x-icon'/>