BUSCA EN EL BLOG:

lunes, 30 de junio de 2014

IGREJA Y MONASTERIO DE SÃO VICENTE DE FORA EN LISBOA

Situada en el Largo de São Vicente.


La iglesia de estilo italiano de São Vicente de Fora forma sólo una parte del impresionante complejo situado por encima de la vieja Lisboa y del Tajo. El monasterio adyacente, con su doble claustro y sus fabulosos azulejos azules y blancos se convierte en uno de los más espectaculares de la ciudad, mientras que el panteón de tumbas reales recuerda el pasado de Portugal. Les mostramos ahora la joya que constituye la iglesia.


En el pasado se había construido una iglesia dedicada a San Vicente, nacido en Zaragoza y  patrón de Lisboa (desde que las reliquias se trasladaron desde el Algarve hasta esta iglesia) en este mismo lugar para conmemorar la expulsión de los moriscos de la ciudad por deseo del monarca Alfonso Henríques, primer rey de Portugal, que había prometido levantar lugares cristianos en todos aquellos que hubieran muerte soldados portugueses y cruzados cristianos.


Diseñada por el arquitecto italiano Filippo Terzi, la fecha fue 1147 y la zona quedaba fuera de las murallas existentes de la ciudad, y de ahí su nombre. La iglesia se terminó en 1629, pero sufrió importantes daños en el terrible terremoto de 1755, cuando su cúpula se vino abajo, acabando con la vida de cientos de personas. Fue restaurada por diversos arquitectos entre los que destaca Juan de Herrera, y hoy en día es uno de los mejores ejemplos del barroco en Lisboa.


Cuando nos acercamos a ella, una elegante escalera nos sirve de antesala a la fachada, siendo ésta última la primera que se construyó en Portugal y tuvo una tremenda influencia ya que fue copiada en todo el país y también en los territorios de ultramar (Brasil y Macao). Es una fachada monumental, sobria y totalmente simétrica, con sendas torres a cada lado, diseñada por Baltasar Alvarez. En el tramo central nos encontramos con dos cuerpos divididos en tres calles verticales, en las cuales se superponen arcos de acceso, hornacinas con las imágenes de San Vicente, San Agustín y San Sebastián (de izquierda a derecha), y tres grandes ventanales que iluminan el interior. 


 Es llamativo el juego de alternancias que se establece en los frontones, jugándose con los curvos y triangulares de forma alterna entre el primer y segundo cuerpo. Por encima de la cornisa se levanta un parapeto de balaustres con zócales y chapiteles piramidales. Las torres poseen tres niveles, en el primero de ellos encontramos sendos nichos con las imágenes de San Antonio (izquierda) y Santo Domingo (derecha). En el segundo cuerpo las tallas de San Bruno (izquierda) y San Norberto (derecha). En el tercer cuerpo se abren los ventanales con vanos de medio punto donde se sitúan las campanas.


EL INTERIOR





 El interior, dominado por los mármoles polícromos, posee planta de cruz latina, de nave única con seis capillas laterales intercomunicadas, y transepto inscrito en la capilla mayor.



Cuenta con una inmensa nave cubierta con bóveda de cañón casetonada que apoya sobre pilastras clásicas y que conduce nuestra mirada directamente al altar mayor, en el que encontramos un baldaquino de madera dorada de estilo barroco ejecutado por Joaquim Machado de Castro y encargado por Joao V






Posee cuatro grandes columnas y un dosel, que se completan con las imágenes de San Vicente y San Sebastián y dos ángeles sobre las puertas de acceso al coro que son obra de Manuel Vieira. En el coro situado detrás del altar mayor se pueden observar telas del siglo XVIII representando episodios de la vida de San Vicente, San Sebastián y de la Orden de San Agustín cuya autoría se atribuye al padre Manuel José, así como la sillería de los canónigos. El órgano data del siglo XVIII.














En las capillas laterales predominan los mármoles rosa y molduras en forma de conchas. Destacan la capilla de Nuestra Señora del Pilar (epístola). Justo enfrente encontramos una capilla cerrada con rejas del XVII, conocida como del Santísimo Sacramento, aunque se encuentra en desuso. En las imágenes figuran el resto de las capillas.






Adentrándonos en el crucero, en el lateral del evangelio encontramos el altar de Nuestra Señora de la Enfermería, y en el lado opuesto el altar del Sagrado Corazón de Jesús. En esta zona también nos encontramos con la capilla de San Antonio, donde se hallan los huesos de la madre del santo y una lápida señala el túmulo del caballero milagrero Enrique de Bona.

En la parte trasera de la iglesia nos encontramos con el Panteón de los Braganza, dinastía de reyes portugueses. Los monarcas enterrados aquí son los siguientes:

Juan IV 1640-1656
Alfonso VI, el Victorioso 1656-1683
Pedro II 1683-1706
Juan V 1706-1750
José I el Reformador 1750-1777
Pedro III 1777-1786
Juan VI 1816-1826
Miguel I 1828-1834
María II 1826-28 y 1834-53
Pedro V 1853-1861
Luis I 1861-1889
Carlos I 1889-1908
Manuel II el Desafortunado 1908-1910

Horarios de visita:
Martes a sábado de 9 a 18.

Domingos y mes de agosto: De 09 a 12.30 y de 15 a 17 hs.


domingo, 29 de junio de 2014

PANTEÓN NACIONAL E IGLESIA DE SANTA ENGRACIA EN LISBOA, MONUMENTOS DE LISBOA


El Panteón Nacional se encuentra en la feligresía de Sao Vicente da Fora, en el solar donde se encontraba una antigua iglesia erigida en 1568 por orden de la infanta Doña María, hija de Manuel I y puesta bajo la advocación de Santa Engracia. En la actualidad, nada resta de esa construcción, ya que dice la leyenda que fue derribada en 1630 después de que un judío la había profanado al robar. Defendiendo su inocencia, se dice que presagió que la nueva iglesia nunca se terminara debido a su falsa acusación. La primera reconstrucción se vino abajo en 1681. El actual edificio se inició un año después en estilo barroco, inspirado en San Pedro de Roma, no concluyéndose las obras hasta 284 años después, en 1966. Cuando los lisboetas hacen referencia a algo que se dilata en el tiempo, suelen utilizar la expresión, “la obra de Santa Engracia”.









Destaca la monumentalidad de su fachada, el interior ricamente decorado con mármoles de colores  y la gran cúpula que cubre el crucero.



Entre los personajes ilustres que están sepultados destacamos los siguientes:
Las personalidades sepultadas son:
·         Almeida Garrett, escritor (1799-1854)
·         João de Deus, escritor (1830-1896)
·         Manuel de Arriaga, presidente de la República (1840-1917)
·         Teófilo Braga, presidente de la República (1843-1924)
·         Guerra Junqueiro, escritor (1850-1923)
·         Óscar Carmona, presidente de la República (1869-1951)
·         Sidónio Pais, presidente de la República (1872-1918)
·         Aquilino Ribeiro, escritor (1885-1963)
·         Humberto Delgado, personalidad de lucha contra el fascismo en Portugal (1906-1965)
·         Amália Rodrigues, fadista (1920-1999)


Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
' rel='shortcut icon' type='image/x-icon'/>